Cine en las Arribes del Duero

Cine en las Arribes del Duero
Doctor Zhivago, La Cabina, Del Pirineo al Duero...

Mapa de La Ribera del Duero en 1641, durante la invasión portuguesa

Cascada del Remolino. ARRIBES DEL DUERO

miércoles, 25 de marzo de 2015

Casa solar de los Martín Herrera

Continuamos con nuestra ruta por la Arquitectura de los siglos XVIII y XIX presente en el Conjunto Histórico de la Villa de Aldeadávila de la Ribera, antigua capital de la comarca de LA RIBERA, hoy centro del parque Natural de las Arribes del Duero.

Esta entrada la puedes encontrar en nuestra enciclopedia wiki salmantina:

http://www.wikisalamanca.org/?title=Casa_solar_de_los_Mart%C3%ADn_Herrera


Casa solar de los Martín Herrera

La Guerra contra los franceses, tuvo sus episodios más violentos en La Ribera de Salamanca en los años 1810 y 1811, causando sobre todo una destrucción de gran número de casas y edificios notables. En los años anteriores a la Guerra de Independencia las Villas más importantes de las Arribes eran Vilvestre de la Ribera, Aldeadávila de la Ribera y Saucelle.
Una de las antiguas familias nobiliarias de la Villa de Aldeadávila de la Ribera, que tanto impulsó su crecimiento durante los siglos XVII y XVIII era la familia Herrera. De esta descendencia nacen en la calle de Abajo en 1831 el varias veces ministro Cristóbal Martín de Herrera, y en 1835 su hermano el cardenal de Santiago de Compostela José Martín Herrera y de la Iglesia.
A la derecha, Cristóbal Martín de Herrera, ministro con 44 años.

Su casa natal, situada junto a la puerta oeste de la Parroquia de Aldeadávila, en la calle de Abajo, y muy cerca de la plazuela de las cuatro calles, responde a esta época histórica de reconstrucción de casas-palacio y edificios notables en Aldeadávila, que se llevó a cabo después de la marcha de las tropas francesas en 1811: debe situarse su construcción alrededor del año 1820.
El Cardenal Martín Herrera y de la Iglesia al ser nombrado Cardenal y Arzobispo de Santiago de Compostela

El edificio es muy notable por sus proporciones, y la amplitud de sus pisos y locales, además de la notable sillería empleada; pero lo que sin duda le da más valor es haber sido el solar de los dos hermanos.
Consta de planta sótano y semisótano que conecta con la Cueva de Aldeadávila, planta baja donde se realizaban las recepciones familiares,y planta superior: residencia particular de los Martín de Herrera.



El escritor aldeavileño Eusebio Ledesma Mieza, en su obra "Mi Tierra: las Arribes del Duero; Mi pueblo: Aldeadávila de la Ribera", publicado por el Excmo. Ayuntamiento de Aldeadávila de la Ribera (mayo de 2010, Depósito Legal M-20584-2010) describe así en sus recuerdos de niñez, hacia 1910 esta casa:

"También frente a la fachada del oeste de la Iglesia (puertas abajo) había otro edificio importante, la casa del Cardenal Arzobispo de Santiago -de Compostela-, Cristóbal Martín de Herrera (Casa de los Martín de Herrera)".




NOTA: este brillante escritor y maestro ribereño habla desde su retiro madrileño, 60 años más tarde de sus vivencias, y cambia el nombre de los dos hermanos. también habla en pasado, de sus recuerdos, porque la casa sigue en pie.

En los años 60 y 70, su planta baja, muy grande, y bien acondicionada, fue uno de los bares más frecuentados de la Plaza Mayor, regentado por la familia Nieto.





jueves, 19 de marzo de 2015

GEOLODÍA 2015 Universidad de Salamanca

Día 9 de mayo:

LAS ARRIBES DEL DUERO.

COLEGIO DE FONSECA > JUZBADO > LA PEÑA (Peña Gorda) > SALTO DE ALDEADÁVILA DE LA RIBERA (Mirador del Fraile. Comida en EL LLANO DE LA BODEGA) > VILVESTRE > FREIXO DE ESPADA A CINTA (Mirador Penedo Durao).


lunes, 16 de marzo de 2015

Arcos ojivales en la RINCONADA DE LAS ARRIBES

Ahora que se está tramitando la declaración de PAISAJE DE INTERÉS CULTURAL para el parque natural de LAS ARRIBES DEL DUERO (Red Natura 2000 LIC, ZEPA, Áreas de interés crítico para diversas especies), ante el Ministerio de Medio Ambiente, quiero traer a colación el gran valor de la arquitectura popular, y no tan popular de todos estos pueblos de las Arribes (Ribera del Duero salmantina) y de la Ramajería.

Digo no tan popular, porque en aquellos años de mediados del siglo XIX, y en XVIII había auténticos potentados, familias con mucho dinero, gracias a los impuestos que recaudaban, a la guerra, y poseedores de auténticas fortunas. Éstas familias, estos potentados construían a su antojo, y desde luego con gran recurso de arquitectura en piedra, concretamente en granito labrado. En esta tierra, medio salmantina, medio rayana con Portugal no encontrarás adobe, ni ladrillo; incluso los forjados para balcones y rejas son ya muy tardíos, antes se usaban las balconadas en madera, aquíe era muy abundante.

Un caso concreto de la ARQUITECTURA en el Parque natural de las Arribes lo encuentras en las bodegas de semi-sótano, en localidades como FERMOSELLE, VILLARINO, o ALDEADÁVILA DE LA RIBERA. También en PEREÑA y MASUECO DE LA RIBERA.

En el caso de mi pueblo, ALDEADÁVILA DE LA RIBERA, en los barrios de CORRAL DE TOMÁS o LA CORREDERA, DE ABAJO... se encuentran, dentro de casonas del siglo XVIII arcos de medio punto en granito, o ligeramente apuntados. En algunos casos, con clara reutilización de materiales medievales, en otros...probablemente el arco ya estaba ahí.

El Centro de Turismo Rural de LA RINCONADA DE LAS ARRIBES, fue, si la memoria no me engaña, el primer establecimiento hotelero del CORAZÓN DE LAS ARRIBES, después del Hostal "EL PARAÍSO".




En su interior destaca este enorme arco ligeramente apuntado, con varias dovelas rebajadas.

Otra característica de este precioso rincón hotelero, es que si os fijáis cierra la continuidad de la Calle Maderos (la alineación medieval más clara, que rodeaba las cercas del s.XIII. Se levantó esta casona a mediados del siglo XIX, invadiendo una entrada a la trasera de la plaza mayor. Otra característica de este punto, es que aquí fue tomada la primera fotografía de ALDEADÁVILA de la RIBERA, en mayo de 1902, con un Miguel de Unamuno esperando la carga de las caballerías (mulos y burros9 donde iba a realizar su excursión al derrubado cenobio franciscano de la Verde.




En estos precisos pueblos de LAS ARRIBES DEL DUERO, hay rincones de arquitectura en granito muy bonitos por descubrir...





Puedes ver esta entrada para ver estas fotografías de Miguel de Unamuno, en mayo de 1902:

http://arribescultura.blogspot.com.es/2011/06/miguel-de-unamuno-preparando-su-visita.html

jueves, 12 de marzo de 2015

Las Cortes de León y Castilla en Carrión de los Condes, 1317

La Historia diferente de LAS ARRIBES DEL DUERO, parte 104
Desde finales del siglo XIII, las aldeas de Ledesma, que hoy forman la Ribera del Duero salmantina continúan pidiendo su vuelta al Concejo de Ledesma, insatisfechas con los impuestos y la política de abandono del infante salmantino Sancho.
La situación de debilidad de los tutores regentes es máxima, y la Hermandad creada por los fijosdalgo de las ciudades y de las villas de los dos reinos: León y Castilla van imponiendo una tras otra sus condiciones, salvo algún pequeño caso. Las coniciones hablan sobre los derechos de justicia, las penas por no cumplimiento de preceptos, y el pago de impuestos al rey y a las hermandades. Sorprenden en algunos casos la aplicación de la pena capital, y la potestad aprobada de la Hermandad para poder retirar la tutoría a alguno de los regentes.
Carrión de los Condes, en Palencia y siguiendo el Camino de Santiago románico, siempre tan presente en el norte de Palencia.

Se reúnen los tutores del rey don Alfonso XI: la reina doña María y los infantes don Juan y don Pedro, en Carrión con los ricos hombres, caballeros, escuderos, hijosdalgo y hombres buenos procuradores de las ciudades y villas del reino incluídas en la Hermandad. Presentan los cuadernos con los acuerdos y peticiones de la Hermandad en Cuéllar y Carrión, para su aprobación por parte de los tutores:
o                         Que los males hechos en el reino desde que Fernando IV murió sean enmendados por los tutores como prometieron en Palazuelos.
o                         Responden que lo hecho antes de la tutoría lo enmendarán, pero lo relativo a los daños inflingidos en la contienda de las tutorías que no pueden decidirlo sin el infante don Pedro, que ahora está en la frontera[1]. Se conceden de plazo hasta Navidad para juzgarlo y desde la Pascua de resurrección y durante un año para enmendarlo.
o                         Que no sean arrendadores de los pechos y derechos del rey ni caballeros, ni clérigos, ni judíos.
o                         Los que debían dar cuenta de lo que recaudaron por el rey y no pueden porque perdieron sus padrones y cartas de la época de las discordias entre los tutores, que no lo hagan.
o                         Si se cobraron impuestos extraordinarios en los concejos para pagar a los recaudadores reales o para mejorar sus villas, que no tengan que dar cuenta los concejos ni tengan pleitos por ello.
o                         Responden que lo aceptan, salvo si hubiera algún afectado que lo denunciara. Pero a partir de ahora se reconozca el señorío del rey.[1].
o                         Que las cuentas del rey que recaudaban hasta ahora Juan García y el rabino don Mosse que sean arrendadas y sean recaudadas a partir de ahora por hombres buenos que sean de la Hermandad.
o                         Que los alcaldes de la corte no dén cartas contra los fueros y cuadernos de la Hermandad, y si lo hacen, que pierdan el oficio. El mal que se hiciera, si llegaran a cumplirse, que lo reparen en sus personas los que lo hicieron.
o                         Que haya jueces y alcaldes de fuera de la villa solamente cuando los pidiera el concejo por unanimidad o por mayoría.
o                         Que el dinero de la retenencia de los castillos del rey sea dado de acuerdo con los de la Hermandad.
o                         Que sea derribada la fortaleza que se hizo en Valbuena del Duero cuando el rey don Sancho murió.
o                         Que se ponga alcaldes en las villas y merindades ocho días antes de san Martín cada año. Si no se pusieran, se pagarían 2.000 maravedíes en pena que serían para los alcaldes de la Hermandad de la comarca más cercana.
o                         Que lo ordenado anteriormente se pregone por las comarcas del reino. Si no se hiciera, que se paguen 2.000 maravedíes en pena.
o                         Que los alcaldes de la Hermandad lo sean por un año y reciban la jura de los entrantes.
o                         Que los alcaldes de la Hermandad que no cumplieran con las querellas que les fueron dadas y están presentes en estas cortes, que enmienden lo hecho y, para los que no estén, que se den cartas al respecto.
o                         Que si algún hecho imprevisto ocurriera en León y hubiera que convocar cortes anticipadas, que se comunicara antes a los de la ciudad de León. (Lo mismo se dispone para la ciudad de Burgos).[2] Disposiciones análogas para Toledo y Extremadura ( comunicación a los de la villa cabeza del obispado).
o                         Los concejos que no envíen personeros a las cortes en el plazo previsto, que paguen 2.000 maravedíes, si no tienen excusa. Que el dinero sea para los otros personeros de su reino.[1]
o                         Los tutores tampoco pueden tomar tierras o dinero a ricoshombres, infanzones o caballeros sin razón.
o                         Que la tierra que tienen los infantes don Juan y don Pedro del rey, que la partan con los naturales del reino y si no, que pierdan la tutoría.
o                         Que los tutores den a los ricoshombre la tierra que les corresponde, pero con la condición de que ellos la repartan con los naturales del reino, sino que sean desterrados.
o                         Que si los alcaydes, alcaldes u oficiales de las villas reales matan o lisian a alguno, que los tutores los maten por ello y si no lo hacen, que pierdan la tutoría.


[1]         Esta disposición es importante, y nos indica que no había limitación de asistencia a las cortes del reino, teniendo derecho todos los concejos para enviar personeros ( o procuradores). Posteriormente, en Cortes como la de Madrid de 1391, sólo acudían las ciudades más importante.


[1]         Esto debió afectar a los señoríos del siglo XIII en Salamanca también, que dos años después no verían totalmente consolidados sus derechos como realengo.
[2]        Las Cortes de los dos antiguos reinos se reunían por separado, aunque fuera en la misma ciudad. León era la capital del antiguo Reyno de león, y Burgos lo era del de Castilla.



[1]         Creemos que se trata de la frontera con el reino moro de Granada.

sábado, 7 de marzo de 2015

Arroyo de Rupinal

Es el más caudaloso de esta parte de las Arribes del Duero, y desde luego de Aldeadávila de la Ribera.

Etimológicamente significa, lo mismo que las Arribes: ribera de río.

Nace en la Zarza de Pumareda, uniendo varias escorrentías, separa Mieza de la Ribera de Aldeadávila, y desemboca en el Cuerno, marcando el límite entre ambos pueblos.




Guarda mucha historia en sí, parece ser que fue su ribera siguiendo la beata Santa Marina, huyendo de aquel guerrero árabe, desde Las Uces, hasta su Peña donde se resguardó. Miguel de Unamuno describe este caudaloso arroyo durante su visita en mayo de 1902.

En Aldeadávila, la degradación popular lo solía llamar "Arroyo Mieza", y tenía un paso a mitad de su curso por el que atravesábamos andando para ir a las fiestas de la Capital de la Code (o Codi, en nuestra habla de la Ribera).




Desde los primeros años 50 fueron necesarios muchos picos y palas para abrir esta carretera, que sigue su curso por la margen derecha. Eran los saltos del Duero, un enorme proyecto industrial y energético.
Es el único camino algo accesible para bajar a las profundidades del Duero.

Hasta este momento, que fue nuestra propia Revolución Industrial, sus laderas cubiertas de bancales, y de olivos, veían las mulas y burros cargados de aceitunas, y el rocío despertaba a los miezucos y aldeavileños durmiendo al ras para aprovechar la jornada durante la recolección.





También parte de las escenas de la película "La Cabina" se rodaron aquí, bajando al infierno laberíntico de los pasadizos y túneles de la Central de Aldeadávila. Un horrorizado López Vázquez, de pie, dentro de su cabina telefónica, y encima de un camioneto desciende a los infiernos del Duero.









Las bravas aguas de la Ramajería, que desembocan sin pasar las turbinas y la riqueza de la Presa de Aldeadávila de la Ribera. Estos meses de marzo y abril son la época ideal para disfrutar de sus cascadas y rápidos, muy, muy cerquita de la Presa de Aldeadávila, y de la Code.

Fotos de Berta Barreña.





viernes, 6 de marzo de 2015

Capilla del Marqués del Caballero o Capilla de las Reliquias

Monumentos de Salamanca

WIKISALAMANCA: Monumentos de Aldeadávila de la Ribera

WIKISALAMANCA Capilla de los Marqueses del Caballero


Capilla de las Reliquias (1790)

Fundada en 1790 por el I Marqués del Caballero, D. Gerónimo Manuel Caballero, ministro de la Guerra de Carlos III de Borbón, por sus méritos en las guerras de Nápoles, y por salvar la vida de su monarca. La capilla, adosada a la nave principal de la Iglesia Parroquial de Aldeadávila de la Ribera, utiliza, por la cara sur, dos antiguos contrafuertes para cerrar sus paredes. Construída por dos familiares del Marqués.

Doce lienzos

Doce lienzos de o,88x0,67 m. tapizando la capilla: representan parejas de apóstoles, santos y varias familias sacras.
Los lienzos pertenecen a la Escuela madrileña (s.XVIII) y tienen buen color.

Relicario

Relicario de vidrios de la Granja (S. Ildefonso o La Granja de Segovia, Fábrica Real de Vidrios).

Bordados

Casulla de brocado carmesí pelo, del siglo XVI,formando adornos muy finos sobre Campo de oro.

Casullas

Otra casulla de tercioelo anaranjado, con sobrepuestos de raso blanco; ostenta labor de trencillas y bordaditos de flores hechas con seda. pertenece al S. XVIII,semejante a otra de la catedral de Ciudad Rodrigo.

Terno

Terno completo de brocado blanco con cenefas de follajes en oro y plata sobre fondo raso de color crema; todo ello tejido con la forma y decoración propias de cada pieza; en la capa, tejido tabién se lee Michael Molero, tolenatus fecit. (Miguel Molero el Toledano lo realizó). Fines siglo XVIII..


Referencias

"Catálogo Monumental de Salamanca", pp.464 y ss. Año 1967, de Manuel Gómez Moreno.
Compendio histórico de la Ciudad de Salamanca, su antiguedad, la de su Santa Iglesia, su fundación y grandezas que la ilustran. Escrita por el párroco de La Mata de la Armuña: D. Bernardo Dorado en 1.776. Reed. Editorial Maxtor, 1.985. ISBN: 84-976-13-694.


"El arte en los monasterios y conventos despoblados de la provincia de Salamanca", Jaime Pinilla González. Ed. Universidad de Salamanca, 19878. ISBN: 84-748-100-27

El exterior de la neoclásica capilla de los Marqueses: símbolo de su gran dominio sobre la Villa de Aldeadávila de la Ribera, construida por 2 familiares del 1º Marqués del Caballero.

Altar menor de la Capilla, del año 1790, contiene un catálogo de las reliquias, editado por el párroco anterior.



martes, 3 de marzo de 2015

Primer texto importante de la Ribera salmantina

Primer texto sobre las antiguas aldeas salmantinas de la Ribera del Duero. El señorío del falso infante Sancho Peh.

La Historia diferente de las Arribes del Duero- parte 103

Se convocan las Cortes en Burgos para dirimir el pleito entre los tutores de Alfonso XI: la reina Doña María[1] y los infantes don Juan y don Pedro. Acuerdan:
o                         Se declaran tutores del Rey y deciden que la reina doña María críe al rey y lo tenga hasta que sea mayor de edad. Que ningún tutor pueda meterse, ni hacer justicia en tierra del otro y si alguno muere, que los otros queden como tutores. Si mueren los tres antes de la mayoría de edad del rey, que se elija otro tutor.
o                         Se comprometen a guardar los derechos y el señorío del rey y ganar para él todo lo que puedan sin enagenarlo, ni quedárselo para ellos.
o                         Que guarden a sus súbditos todos sus ordenamientos y los comunes que tienen por fuero, uso o privilegio.
o                         Que no cobren servicio ni pecho desaforado en la tierra.
o                         Que no confíen la justicia a ricohombre, ni a infante, excepto a los merinos mayores y a los adelantados de frontera.[1]
o                         Que los cogedores de los pechos[2] del rey sean hombres buenos y moradores en las villas del rey.[3]Si cometen algún error, que los prendan los oficiales de las villas[4] y que no sean recaudadores ni cogedores los clérigos, judíos[5], hombres revoltosos ni caballeros, excepto en Extremadura.
o                         Que ni infantes ni ricoshombres tomen conducho[6] en las villas y si lo toman, que paguen el doble de los tomado.
o                         Que los bienes embargados a los concejos o a sus hombres les sean devueltos.
o                         Que la cancillería real sea una y haya cancilleres en Castilla y León. Que sean legos.
o                         Que no valgan las cartas blancas, las de creencia ni los albalaes[7], salvo las que lleven los tutores por el rey, como se mandó en el ordenamiento de Palazuelos.
o                         Que ni el rey ni los tutores tomen viandas por donde vayan, salvo si las pagan.
o                         Que los alcázares y castillos estén en manos de los caballeros y hombres buenos de las villas.[8]
o                         Que las escribanías[9], entregas y tahurerías estén donde deban por privilegio, uso o costumbre o donde el rey o sus tutores vean necesario. Que los escribanos y notarios cumplan con su deber y no pongan sustitutos en su cargo.
o                         Que no saquen del reino las cosas vedadas que son: caballos, rocines, mulos, mulas, vacas, carneros, puercos, ovejas, cabras, cabrones, carne viva o muerta, pan legumbres, cera, seda, conejos, moros[10], oro, plata, vellón de cambio o moneda, excepto doblos[11] del rey don Alfonso, torneses de plata y prietos y dineros coronados. Por la frontera de portugal que no saquen: oro y plata en moneda, vellón de cambio, cera, conejos, seda, doblos marroquíes, vacas, carneros, ovejas, puercos, moros y moras.
o                         Que no se hagan bodegas ni alfolíes de sal ni ésta se sque del reino. El que no lo cumpla, que pierda la sal y se le mate.
o                         Que haya en la corte escribanos y alcaldes[12] que cumplan bien su deber y que tengan sus soldadas y quitaciones[13]. Que no cobren nada aparte de lo establecido y diriman los pleitos en sus lugares de origen.
o                         Que se pongan merinos naturales de las comarcas donde han de ejercer, si hiciera falta. Que vayan con ellos los fiadores, que controlen su labor y alcaldes que juzguen lo que ellos han de ejecutar.
o                         Que se pongan en los reinos alcaldes y jueces cuando hagan falta. Si se pide que sean forasteros, que sean del mismo reino y de villa de realengo.
o                         Que los pleitos entre judíos o moros y cristianos se juzguen por fuero y no por los privilegios de los judíos o moros y que valga el testimonio de los cristianos.
o                         En la cuestión de las deudas entre cristianos y judíos, que se cumplan los ordenamientos de Alfonso X y de Sancho IV. Se incluyen ambos ordenamientos.
o                         Se confirma y autoriza la hermandad que hicieron en estas Cortes los hijosdalgo de las ciudades y villas del rey.
o                         Que los ganados no se salgan de las cañadas antiguas (la de León, la Segoviana, y la de la Mancha Montearagón) e invadan los campos sembrados. Si lo hacen que paguen el montazgo.[14]
o                         Los pleitos entre los pastores y los de las villas que los diriman el alcalde de los pastores y un alcalde del lugar donde se produjera el conflicto.
o                         Que los adelantados y merinos no prendan ni maten, aunque entren por derecho en una villa, a menos que lo juzgue el alcalde del lugar.
o                         Que ningún merino o adelantado se quede más de diez días en una villa, aunque entre con derecho a no ser que se lo pida el concejo. Que no tome vianda a menos que la pague.
o                         Que nadie mande hacer pesquisa cerrada sobre hombre o mujer.
o                         Que los monteros[15] no sean excusados del pago de los pechos.
o                         Que ni las clases altas ni el clero se excusen de pagar los pechos.
o                         Que los pecheros paguen lo que deben a los caballeros y no más aún que se lo pidan.
o                         Si los infanzones o caballeros poderosos se casan en otra villa que no es la suya, que puedan tener bienes en la jurisdicción de la villa de donde son naturales.
Que las villas y lugares que fueron de don Alfonso, hijo del infante don Fernando y de don Sancho, hijo del infante don Pedro, (Béjar, Montemayor, Miranda, o                         Granada[1], Gallisteo,[2]Alba, Salvatierra y Ledesma) no sean enejenadas y sean siempre de realengo.
o                         Que el concejo de Ledesma tenga sus aldeas: Pereña, Villarino de Arias, La Cabeza de Fueramontanos, Aldeadávila y Dieza.[3]
o                         Que ningún infante ni ricohombre pueda tener heredamientos en las villas si no es por casamiento o si lo tenían desde antes del rey don Alfonso[4].Los que tengan propiedades por matrimonio que las dejen y les paguen los del lugar lo que les costó. Que no puedan hacer casas fuertes y si las hacen que se las derriben.
o                         Que se derriben las casas desde las que se causan daños.[5]
o                         A petición de los procuradores de las ciudades y villas de Castilla, León y Extremadura, se ordena que los prelados y vicarios de la Iglesia no deben tomar lo que sea jurisdicción del rey. Los legos[6]no deben acudir con los pleitos que sean jurisdicción del rey a la Iglesia bajo la pena de 100 maravedíes y los clérigos deberán permanecer treinta días en prisión.
o                         Que los heredamientos que pasaron a ser abadengo[7]o a pertenecer a las Órdenes por compra o donación, pasen a ser nuevamente de realengo[8].
o                         Se confirman todos los fueros y privilegios otorgados por reyes y señores anteriores que tuvieron villas reales en heredad. Los tutores se comprometen a no dañar en nada a las villas reales.”

La misma calzada medieval en Mieza de la Ribera y Laverde, que conducen al vado del Duero internacional, entre Santa marina y Lagoaça.
La conclusión es clara, Sancho Pérez, dueño de toda la comarca de Ledesma, favorece con su patronazgo y otras obras, que de momento no sabemos a Ledesma, Monleras y El Cubo entre otros lugares, y se ve forzado a devolver, antes de las Cortes de 1313 el Condado de Ledesma, pero los lugares de Mieza, Aldeadávila, Corporario, La Cabeza de Framontanos, Pereña y Villarino, no los ha devuelto en esa fecha, porque los documentos de la Cortes castellanas de 1313, 1315 y 1322, así lo demuestran.
En definitiva, hay un acastillamiento y una lucha entre el Concejo de Ledesma, y este importante Señor feudal por el control de todo el territorio fronterizo de las Arribes, lo que influirá en el futuro en una especificidad mayor de esta comarca con relación al resto de la Tierra de Ledesma. Así mismo sabemos que en estos lugares se construyeron casas fuertes, y el Concejo de Ledesma pide que se derriben.


[1]         Granada: Granadilla, actual provincia de Salamanca.
[2]        Gallisteo: actual Galisteo, actual provincia de Cáceres.
[3]        Masueco, que en aquella época debía llamarse “Mazuecos” entendemos que debió continuar bajo el poder de algún señorío con fuerte implantación.
[4]        Rey Don Alfonso: entendemos que se refieren a Alfonso X el Sabio.
[5]        En la época convulsa de la minoría de edad del futuro Rey Alfonso XI, se pueden distinguir dos períodos de regencia: 1ª Regencia de Dª. Constanza de Portugal, conflicto de regencia, y 2ª Regencia de la abuela Dª. María de Molina.Creemos que esta época convulsa tuvo su repercusión en las aldeas de La Rivera salmantina, y en concreto este artículo provocaría la destrucción de casas fuertes levantadas durante el Señorío de D. Pedro y D. Sancho Pérez.
[6]        LEGO: “Que no tiene órdenes clericales” (RAE).
[7]        ABADENGO: “Perteneciente o realativo a la dignidad o jurisdicción del abad”.
[8]        A fines del S.XIII está documentado el “Abadengo de Ciudad Rodrigo” que englobaría la mayor parte de los municipios actuales de Lumbrales y La Fregeneda, así como otro señorío del cabildo en la actual Vitigudino y en Fermoselle.. Con relación a señoríos de Órdenes está documentado otro en el municipio de Barruecopardo.


[1]         La justicia era ejercida por estas figuras: “merino mayor” y “adelantado”. En RAE figura: “Adelantado: antiguamente jefe militar y político de una provincia fronteriza”. Otra acepción: “antiguamente, y en tiempos de paz, presidente o justicia mayor del reino, provincia o distritos determinados, y capitán general en tiempos de guerra”.
[2]        “Pechos” RAE: “tributo que se pagaba al rey o señor del territorio por razón de los bienes o hacienda”. A los propietarios que lo pagaban se les denominaba :”pecheros”.
[3]        La gestión de los tributos se hacía en las villas, o bien en sedes eclesiásticas, como por ejemplo los arcedianatos.
[4]        Otra concesión más al poder de los concejos (Ledesma) en estas Cortes de Burgos: los oficiales de la villa pueden prender a los recaudadores de impuestos del rey o del señor, si cometieran abusos.
[5]        Posteriormente la situación cambió, y es precisamente en los últimos Trastámara, como Juan II el principal recaudador es judío: “Arias Dávila”, pero eso sí reconvertido en cristiano nuevo.
[6]        RAE: “Comestibles que podían pedir los señores a sus vasallos”. Se trataba de un derecho señorial.
[7]        ALBALÁ: “Carta o cédula real en que se concedía alguna merced, o se proveía otra cosa” (RAE).
[8]        Este punto tratado en las Cortes de Burgos lo consideramos de capital importancia. Se está produciendo un paso del señorío cuasi-absoluto a un poder mayor y más democrático a través de los concejos. Es el paso que hemos denominado: “de los desmanes señoriales al poder concejil”.
[9]        ESCRIBANÍA: “Oficio u oficina de los escribanos públicos (secretaría judicial)”.(RAE)
[10]       MORO:”Musulmán que habitaba en la España de los siglos VIII al XV” (RAE). Con esta disposición, se trata de proteger la mano de obra servil que podían ofrecer los moros en la España cristiana de aquella época.
[11]       DOBLÓN: Moneda antigua de oro, que equivalía al doble de la unidad monetaria. Creemos que hacen referencia al rey Alfonso X.
[12]       ESCRIBANO Y ALCALDE: Eran funciones públicas de la impartición de justicia.
[13]       SOLDADA: “Sueldo, salario, estipendio”. QUITACION: “Renta, sueldo, salario”.
[14]       MONTAZGO: “Tributo pagado por el tránsito de un ganado por el monte” (RAE). Era necesario pagarlo al tenente o señorío del lugar.
[15]       Se tienen documentados diversos monteros reales en la zona comprendida entre Villarino y Pereña de la Ribera.



[1]         Podría ser un error de trascripción de los escribanos posteriores, porque la regencia la ostentaba la madre Doña Constanza de portugal, y no la abuela.